jueves, 20 de septiembre de 2018

¿Quién inventó la mayonesa?


La mahonesa es un ingrediente muy importante en Jurucha, por eso hemos querido saber un poco más sobre la historia de esta rica salsa.


Y la verdad es que su origen es dudoso y provoca bastante polémica. Para los franceses, la mayonesa es francesa. Por eso se empeñan en llamarla “bayonesa”, en un intento de enraizarla con Bayona. Pero para los mahoneses, su origen está en la ciudad de Mahón, en Menorca. 



La versión francesa cuenta que en la Guerra de los 7 Años (1756-1763) atacaron la fortaleza inglesa de Saint Philip, en el puerto de Mahón. La operación estaba al cargo del Duque de Richelieu, sobrino del famoso cardenal. Para festejar la enorme victoria Richelieu ofreció un banquete que incluía una salsa creada por su chef, con crema y huevo. 

Al parecer, como no había crema, la hizo con aceite de oliva y huevo, creando de esta forma una nueva salsa de gran aceptación. En honor a la victoria en el puerto de Mahón, fue llamada “Mahonnaise”, que después cambió a “Mayonnaise”.

Según mucho estudiosos, la realidad es algo distinta. Seguramente Richelieu y su séquito, a lo largo de la toma de Mahón, pudieron probar el all-i-olli (una salsa hecha a base de aceite y ajo). Como para los refinados franceses el ajo era propio de gañanes, se lo quitaron y la enriquecieron con huevo.
Cuando se llevaron la receta a Francia, la llamaron mahonesa en recuerdo a la breve dominación balear.



Con los años, comenzaron a añadirle mostaza o especias, y la exportaron a otros países. En EEUU tuvo mucho éxito  y desde allí fue dada a conocer al resto del mundo. A América Latina el nombre de la salsa llegó del inglés (que de hecho era un vulgarismo francés pronunciado a la inglesa). Allí lo castellanizaron, llamándola mayonesa, sin saber que ya existía la palabra mahonesa.

Actualmente la RAE reconoce las dos formas de llamarla, y quizás este lío con los nombres es el que ha provocado la confusión con su origen.

Sea como sea, la mahonesa o mayonesa es una de las salsas que más fama tiene y más combinaciones admite, desde perfumarla con mostaza hasta añadirle un montón de ingredientes para obtener la rosa o Coktail, la tártara o, incluso, pasta de anchoas.